Contenido en cenizas

La ceniza es una medida del contenido de óxido mineral basándose en el peso. El análisis termogravimétrico en una atmósfera oxidante constituye un método bien probado para la determinación del residuo inorgánico, comúnmente conocido como ceniza, en materiales orgánicos polímeros, cauchos, etc. Por lo tanto, la TGA indicará si un material tiene aditivos y calcula el contenido total del relleno. Sin embargo, no puede identificar porcentajes individuales en materiales con diversos aditivos. 

La determinación se describe en, por ejemplo, en la norma ASTM E1131. 

Por lo general, en el caso de polímeros y caucho, basta con unos mg de la muestra que son introducidos en un crisol abierto (hecho de alúmina o platino) y se calientan en una atmósfera inerte (por ejemplo nitrógeno) hasta aproximadamente 800 ºC para investigar su composición. El siguiente segmento de la medida se lleva a cabo bajo una atmósfera oxidante (aire u oxígeno).  

En los ensayos de TGA (análisis termogravimétrico), se mide mediante la descomposición de los componentes minerales en sus respectivos óxidos por encima de 800 ºC.  La ceniza consiste principalmente en sílice, alúmina y/u otros compuestos inorgánicos y la cantidad depende de la materia prima utilizada. 


Métodos relacionados

TGA